Qué me importa estar adentro
entre rejas y con guardias
si cuando salga me esperan
vino, mujeres y farra.

Mi mujer y el abogado
se gastaron lo afanado.
Qué me importa si me esperan
vino, mujeres y farra.

Hay que vivirle al minuto,
ya habrá tiempo de pensar
cuando estés en la madera
y te canten la final.

Hay que vivirle al minuto,
ya habrá tiempo de pensar
cuando estés en la madera
y te canten, ¡qué viejo! la final.