Le dio un fuelle su bautizo.
Era de esa muchachada
Que entre taquito y sentada
Sacaba viruta al piso.
Del tango hizo lo que quiso.
Por él cantaron las violas.
Por él lloramos a solas.
Pido atención compañeros.
¡a sacarse los sombreros!
Estoy hablando de arolas...

Espigado y palidón,
De pantalón orillero,
A lo cantor el sombrero
Y el tango en el corazón.
Se metió en el bandoneón
Del boliche de la esquina,
Y a un compás de chamuchina,
Sobre pisos encerados,
Vio brillar los charolados
Con caña de gabardina.

Si algún organito añejo
Pasa por el arrabal
O alguien silba -bien o mal-
El tango "derecho viejo",
Nos estremece el pellejo
Su responso milonguero
Y un "réquiem" arrabalero
Tirita en las calles solas.
¡es que rezan por arolas,
Y hay que sacarse el sombrero!...